EL SAT PONE EN APRIETOS A CONTRIBUYENTES EN PLENA PANDEMIA POR COVID-19

Recientemente el Servicio de Administración Tributaria (SAT) hizo un llamado para que los contribuyentes realicen su declaración anual, la cual estará vigente para las personas morales hasta las 11:59 de la noche del 31 de marzo de 2020, sin embargo, algunas empresas podrían enfrentar problemas con el fisco debido al impacto económico que ha provocado el cese de actividades para evitar la propagación del COVID-19 (coronavirus).

“Lo que va a suceder es que orillarán a los contribuyentes a realizar mal su declaración anual ya que no han cobrado en estos días de emergencia sanitaria y por ende, no tienen para pagar. Ahora bien, deben tomar en cuenta que si no realizan y pagan su declaración el SAT podría cancelarles los Certificados de Sello Digital y dejaría a las empresas si facturar”, expuso a T21 Marcelo Flores, Socio fundador de la consultora LBM México.

De acuerdo con el consultor en finanzas, si una empresa llega a perder los sellos digitales para su operación las consecuencias podrían escalar, ya que, por un lado, se quedaría imposibilitada de generar ingresos, y por otro, la recuperación de estos certificados podría demorar más de lo habitual.

En este contexto, el SAT informó que “durante el mes de marzo se lleva a cabo la campaña de declaración de personas morales y en abril la correspondiente a personas físicas. Para ello, el SAT se ha preparado con toda oportunidad, tanto en la actualización de los sistemas y plataformas tecnológicas como en la atención personalizada”.

“Lo cierto es que para los contadores está siendo difícil, ya que tanto las empresas como los despachos externos están trabajando a distancia y el flujo de información es más lento, lo que provoca que las declaraciones no estén a tiempo”, agregó Flores.

Lo anterior, dijo, podría romper con la logísticay la cadena de suministro, además de afectar económicamente a las empresas.

Explicó que en Estados Unidos, Canadá, Italia o China se establecieron medidas como una prórroga en el pago del impuesto anual, la posibilidad de extender el plazo para presentar la declaración, un tratamiento fiscal preferente a gastos relacionados con medidas de contingencia o de salud, así como apoyos para empleadores que otorguen licencias por enfermedad.

Otros países también han extendido facilidades administrativas o algunas medidas en cooperación con instituciones financieras, apoyo relacionado al gasto de vivienda y establecimientos, subsidios al empleo a través de reducción del Impuesto Sobre la Renta (ISR) retenido, entre otros.

También puedes leer: ¿Cómo mantener operando la cadena de suministro en tiempos de crisis?

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, el SAT se mantuvo firme en su decisión, por lo que exhortó a personas morales y físicas a seguir contribuyendo “y poniendo su granito de arena para solventar estos tiempos difíciles para nuestro país y el mundo”, agregó el brazo fiscal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en un comunicado de prensa.

En tanto, AS Consulting Group indicó que “especialistas concuerdan con el hecho de impulsar la aplicación de la Reforma Fiscal 2020, publicada en diciembre pasado en el Diario Oficial de la Federación y que contempla cambios en materia de ISR, Impuestos al Valor Agregado (IVA), Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y Código Fiscal de la Federación (CFF).

“En un escenario como en el que nos encontramos, es importante que las autoridades correspondientes continúen dando celeridad a la implementación de la transformación reformas de recaudación las cuales han mostrado su eficiencia en la lucha contra la evasión, la emisión de facturas falsas con el propósito de blindar la economía del país. De igual forma, será importante observar la forma en que el gobierno dirigirá la recaudación para atender la actual situación sanitaria, invirtiendo de manera correcta en el sector salud”, comentó Luis Arreguín, Director de AS Consulting Group.



Deja una respuesta